Páginas vistas en total

lunes, 18 de septiembre de 2017

Aprendices Visuales lanza una nueva app infantil para aprender a leer con pictogramas






FUENTE:

https://autismodiario.org/




El pajarito rosa

Una historia de amistad de María y el pajarito rosa. Un cuento con pictogramas con la divertida aventura que unirá a los personajes


Aprendices Visuales, la ONG que ha conseguido que más de un millón de niños lean sus cuentos con pictogramas, anuncia el lanzamiento a nivel mundial de su nueva aplicación infantil El Pajarito Rosa, para que los niños y niñas se inicien en la lectura de forma más creativa y interactiva.
La aplicación está disponible para iPad y se puede descargar gratuitamente a través de su web www.aprendicesvisuales.org



El Pajarito Rosa es un cuento en formato app que relata una divertida historia con valores protagonizada por una niña llamada María y su nuevo compañero, un pequeño pájaro.


Es un recurso ideal para fomentar la iniciación a la lectura de forma lúdica y divertida. El objetivo es trabajar habilidades motoras, pinchando y señalando los personajes y los objetos; auditivas, escuchando la voz y los sonidos de las animaciones; cognitivas, aprendiendo a leer con apoyo visual y adquiriendo vocabulario de una forma intuitiva.
Se ha diseñado teniendo en cuenta las características de los niños y niñas cuya ruta de aprendizaje preferente es la visual. El 90% de la información transmitida al cerebro es visual, por ello El Pajarito Rosa cuenta con pictogramas, imágenes que representan las palabras, para ayudar a los pequeños a comprender mejor cada cuento. Lo visual es un refuerzo, especialmente eficaz con niños pre-lectores, niños que tienen necesidades especiales de enseñanza como el autismo, síndrome de down.
CARACTERÍSTICAS GENERALES



  • Una app animada, táctil e interactiva.
  • Con la voz de la reconocida cantautora, Rosana Arbelo.
  • Disponible en 3 idiomas: Español, Inglés, y Francé
  • Los pictogramas e ilustraciones favorecen la atención de los más pequeñ
  • Una historia de amistad para reforzar el aprendizaje y la confianza en la iniciación a la lectura.
  • El texto de esta historia es obra de Miriam Reyes Oliva, las ilustraciones han salido de la creatividad de Emilio Villalba y la programación a cargo de Yago González Rúa.






domingo, 17 de septiembre de 2017

Desaprendiendo el término NEE

FUENTE.http://siesporelmaestronuncaaprendo.blogspot.com.es/Desaprendiendo el término NEE

Antonio Márquez

Cuando en 1978 Mary Warnock acuña el término "Necesidades Educativas Especiales" se produce un gran avance en la Educación Especial, ya que esta denominación lleva implícita la necesidad de que los alumnos con discapacidad u otro tipo de problemas o dificultades dejasen de trabajar de manera paralela a como lo hacían los demás alumnos, e instaba a que se tomasen medidas en los centros para atender a esas dificultades de aprendizaje de estos niños y niñas.

Imagen de Pixabay con Licencia CCO

No obstante, aunque este modelo dio un paso de gigante en el abandono del 
etiquetaje y la clasificación según discapacidad, nunca dejó de poner el foco de
 atención en las necesidades que presentaba el niño para que éstas fuesen 
subsanadas con ayudas y apoyos adicionales que llevasen al alumno en cuestión a 
"desvencijarse" para intentar recomponerse y "parecer" uno más de los alumnos 
del sistema.
Es lo que en la legislación educativa actual se conoce como Principio de la
"Normalización"


Por tanto, lo que aprendimos de aquel "Informe Warnock" es que las
necesidades educativas especiales vienen adheridas al alumno, y el centro debe
estar alerta para descubrirlas mediante evaluaciones, pruebas, test, etc. que
pongan de manifiesto los problemas que presenta cada uno de estos alumnos.
En definitiva el "gran avance" había sido no delimitar a un alumno como alumno
 con X, sino alumno con NEE, para englobar en esta denominación a un
 número determinado de niños que presentaban problemas para el aprendizaje y
la participación.

La Respuesta Educativa

Y derivado de esto surge la expresión "respuesta educativa" que el centro debe
dar a las necesidades que demanda el alumno con NEE. Según esto, el centro 
debe conocer las NEE de sus alumnos y poner toda su maquinaria en marcha 
para responder a las mismas. Esto podría haber sido bien o mal interpretado,
sin embargo y como cabía esperar fue mal interpretado. Y fue mal
interpretado porque no se ha llegado a separar los términos Necesidad y
Problema de una forma clara y explícita.

PROBLEMA  NECESIDAD

Generalmente cuando preguntamos por las necesidades que presenta un alumno
 la respuesta suele ir en la línea de "problemas de memoria, pobre vocabulario,
escasos recursos comunicativos...".
¿Realmente es esto lo que necesita el 
niño? 
¿Necesita el niño tener escasos 
recursos
 comunicativos?


¿A que va a ser más bien que el niño 
necesita 
comunicarse 
de forma adecuada con su entorno?


Cuando los informes de Evaluación Psicopedagógica, los Censos de Alumnos
con NEE o las diferentes Aulas o Equipos Especializados se refieren a los
alumnos lo hacen atendiendo a que se trata de alumnos con NEE asociadas 
al problema tal. Este problema se analiza, estudia, se clasifica, se gradúa,
se tipifica y se , con lo cual se desvirtúa el término NEE y se convierte más en
 una expresión "políticamente correcta" para designar a un cierto tipo de
alumnos, que a una forma de trabajar en el centro para aumentar la participación
 y reducir las NEE de sus alumnos.

Pero no se está conforme con esta expresión de NEE para delimitar lo que un
alumno necesita (déficit centrado en el alumno) sino que se amplían
los calificativos para poder ofrecer unas respuestas más automáticas, 
burocráticas y diferenciadas a los
 diferentes niños con problemas en su aprendizaje. Por esta razón surge el
 término NEAE, para no mezclar chivos con cabras.
Ya con esta aclaración clasificatoria realizada podemos tener claro si las
adaptaciones que se le tienen que hacer al niño son de un tipo u otro, si
las ayuda que requieren son adecuadas a su condición o no y si los apoyos
 los hacemos en tal o cual lugar.

Mi opinión es que la denominación NEE debería haber nacido 
desprovista de la última E, que indica especial, ya que esta denominación
 según la RAE se refiere a algo que "se diferencia de lo común o particular".
Esta denominación de especial nos lleva directamente a la idea de especialista, 
especialidad. Y un especialista es el que atiende a las personas especiales.
Y un niño especial es el que está alejado de lo común y de lo ordinario.
Y desde luego está en dirección completamente opuesta a la idea de inclusión.

Tener presente las necesidades de todos y cada uno de los alumnos es
absolutamente necesario para alcanzar una escuela para todos. Puede que
algunos alumnos tengan unas necesidades menos frecuentes que otros pero
deben tenerlas a título individual.

El cambio de paradigma

Pero detrás de toda esta argumentación que vengo realizando hay un componente
entre líneas que subyace a todos los demás: ¿viene la necesidad adherida al 
niño con problemas? ¿nos hemos preguntado alguna vez dónde nace esa
 necesidad del alumno? ¿o debería decir "necesidad mutua"?

Imagen de Pixabay con Licencia CCO

Lo que quiero decir es que las necesidades que les atribuimos al alumno en
realidad son necesidades nacidas de una situación de conexión entre alumno
 y sociedad. Si un alumno necesita conocer y trabajar con la lectoescritura,
entiendo que es porque en el centro se le están planteando situaciones
reiteradas en las que es necesario usar esta forma de expresión. Si un alumno
necesita adquirir y usar un sistema de comunicación es porque en el centro
 se le están planteando situaciones comunicativas continuas. Y como el centro
 es un reflejo de la sociedad, todas esas necesidades que situamos en el alumno
no son más que demandas del entorno para interaccionar.

Esto debería llevarnos a pensar que la necesidad no solo la tiene el 
alumno, sino también el contexto. Si el contexto pretende que todos
 sus componentes se comuniquen entre sí, el contexto debería otorgar diferentes
formas de expresión para que cada uno de estos miembros pueda encontrar
y acomodarse con la que puede realizar. Quizás, visto de esta manera,
 la necesidad es mutua: el individuo necesita comunicarse y el contexto
necesita que el individuo se comunique. Se trata de una necesidad mutua.

Sin embargo el modelo de NEE coloca la necesidad en el alumno y pone todos
los medios en que el alumno se ajuste al modelo único que se propone,
sin darse cuenta que el modelo que propone es precisamente el que
deja fuera a ese alumno. Modelos únicos de lectura, modelos únicos
de expresión, modelos únicos de evaluación, modelos únicos de motivación.

Las Barreras al Aprendizaje y la Participación

Booth y Ainscow proponen un cambio de paradigma en el mismo sentido
que hoy lo estoy haciendo yo. En su Index For Inclusion (2000) nos
hacen una propuesta muy significativa:

En el Index, el concepto de “Necesidades Educativas Especiales” 
es sustituido por el término “barreras para el aprendizaje y
 la participación”. Consecuentemente, la inclusión implica identificar y 
minimizar las barreras para el aprendizaje y la participación y maximizar
 los recursos que apoyen ambos procesos. Las barreras, al igual que 
los recursos para reducirlas, se pueden encontrar en todos los aspectos
 y estructuras del sistema: dentro de los centros educativos, en la 
comunidad, en las políticas locales y nacionales. Las barreras pueden 
impedir el acceso al centro educativo o limitar la participación dentro de él. 

Desde esta perspectiva propuesta en el Index, la principal misión del centro
educativo es descubrir las propias barreras que está poniendo a las
diferentes formas de participar de todo su alumnado. Si el centro ofrece
 una amplia gama de formas de expresión, comunicación, acción y
motivación (Diseño Universal de Aprendizaje) abrirá un abanico
de posibilidades que reducirá notablemente las necesidades de
todos sus alumnos, y muy posiblemente no hablaremos de necesidades 
"especiales" sino de Barreras no resueltas.


Créditos: Guía para la Evaluación y mejora de la Educación Inclusiva. 
Universidad Autónoma de Madrid

ASPERGER: GENTE COMO YO.

sábado, 2 de septiembre de 2017

BECAS PARA ALUMNOS CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES 2017/2018




El BOE del pasado sábado 12 de agosto publicaba el extracto de la nueva Convocatoria para alumnos con necesidad específica de apoyo educativo para el curso 2017/2018.
Es importante no confundir esta beca con la Convocatoria General. Muchos alumnos se equivocan al solicitar su beca ya que en la Sede Electrónica del MEC se ofrecen las dos opciones.
Estas ayudas son una alternativa a la beca general del MEC que pueden solicitar los alumnos que presenten necesidades educativas especiales “derivadas de discapacidad o trastorno grave de conducta” y que estén en los siguientes niveles educativos:
  • Educación Infantil.
  • Educación Primaria.
  • Educación Secundaria Obligatoria (ESO)
  • Bachillerato.
  • Ciclos formativos de grado medio y superior.
  • Enseñanzas artísticas profesionales.
  • Formación Profesional Básica.
  • Programas de formación para la transición a la vida adulta.
También pueden solicitarla los que tengan necesidad específica de apoyo educativo “asociado a altas capacidades intelectuales” en los siguientes niveles:
  • Educación Primaria.
  • Educación Secundaria Obligatoria (ESO)
  • Bachillerato.
  • Ciclos formativos de grado medio y superior.
  • Enseñanzas artísticas profesionales.
   EN LA NUEVA CONVOCATORIA:
  • Los requisitos, las cuantías y el procedimiento continúan igual que en cursos anteriores.
  • No es imprescindible que el solicitante disponga de certificado de discapacidad (desaparece la confusión del curso pasado).
  • Se puede solicitar en la en la Sede Electrónica del MECD hasta el 28 de septiembre.
  • Esta ayuda es incompatible con la Beca General del MEC (o una o la otra).
  • Como en otros cursos, la ayuda concedida debe destinarse a la finalidad para la que se concede, por lo que posteriormente se exigen los justificantes de pago por reeducación pedagógica, del lenguaje, etc. (conserva las facturas)

En los siguientes enlaces podéis ver la convocatoria, requisitos y tramitación de la nueva beca para alumnos con necesidad de apoyo educativo para el curso 2017/2018:

“Si yo tuviera vida” Un gran texto para reflexionar




“Si yo tuviera vida” Un gran texto para reflexionar

("la marioneta" de Johnny Welch)

Si yo tuviera vida… una frase que no puede dejar indiferente a nadie, es un texto para reflexionar sobre nuestra existencia, sobre los sueños por cumplir y tiempos pasados que olvidar.
Siempre me han gustado los textos para reflexionar, ese puñados de letras que te hacen pensar, que se convierten en una forma de expandir tu mente, tu corazón y tu vida, a la vez que los quieres releer una y otra vez.
Hoy tenemos por aquí un texto para pensar, para disfrutar. Es uno de esos textos de la vida para reflexionar.  No se si es un fragmento de algún libro o un texto independiente, pero lo cierto es que me vuelve loco. Hay poemas que parecen tener vida propia. Y  “La marioneta”, el otro nombre con el que es conocido este texto del mexicano Johnny Welch, es uno de ellos.
Un maravilloso texto para reflexionar
Si yo tuviera vida
Tienes delante tuyo uno de esos textos para reflexionar sobre la vida, busca tu rinconcito para disfrutarlo, lee con tranquilidad, saboréalo…
Dijo una marioneta de trapo:
“Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo, y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero, en definitiva pensaría todo lo que digo. Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan. Dormiría poco y soñaría mas, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.
Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen, escucharía mientras los demás hablan, y ¡cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate…! Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando al descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma.


Dios mío, si yo tuviera un corazón…escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que le ofrecería a la luna. Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos…
Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida… no dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer de que ella es mi favorita y viviría enamorado del amor. A los hombres les probaría cuan equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse. A un niño le daría alas, pero dejaría que él solo aprendiese a volar. A los viejos, a mis viejos, les enseñaría que la muerte no llega con la vejez sino con el olvido.
Tantas cosas he aprendido de ustedes los hombres…He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad esta en la forma de subir la escarpada. He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño por vez primera el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre. He aprendido que un hombre únicamente tiene derecho de mirar a otro hombre hacia abajo, cuando ha de ayudarlo a levantarse.
Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero finalmente de mucho no habrán de servir porque cuando me guarden dentro de esta maleta, infelizmente me estaré muriendo…
Precioso y para pensar un rato ¿verdad?
Video de “Si yo tuviera vida” o “La marioneta”




Te voy a contar algo curioso acerca de este maravilloso texto para pensar acerca de la vida.
La entrañable historia  de La Marioneta
Welch, su autor es escritor, cómico… y ventrílocuo. Si, has leído bien. Y fue en esta faceta profesional para la que lo decidió escribir, pues sentía la necesidad de trasmitir al público algo serio, desde el corazón y para el alma.
De esta forma incluyo el poema en su repertorio. Y en su puesta de largo, en su primera representación en público la gente se puso en pie con pañuelos blancos y muchos llorando. Fueron unos instantes mágicos.
A partir de aquí el poema se volvió viral. Y mucho más cuando el periódico más importante de Perú, La República, dijo que el poema La Marioneta es la obra póstuma de García Márquez que se encontraba en el hospital con cáncer. García Márquez tuvo que convocar a una rueda de prensa para aclarar el tema. en ella dijo que que estaba vivo y que lo único que le podría matar es que dijesen que el escribió algo tan cursi.
Un año y medio después García Marquez quiso conocerle. De esta forma,  el cómico fue a su casa para conversar con el gran escritor. Gabriel García Marquez le dijo que cometió el error de hacer la rueda de prensa y decir ‘un poema cursi’, ya que no había leído el texto, pues lo escucho de boca de la marioneta cuando lo recitó en un programa.
Gabo finalizó la charla con una frase increíble: “Y después de escucharlo decidí que era el momento de sentarme a escribir mis memorias“.
Un hombre envejece cuando deja de enamorarse… Johnny Welch - ¡Compártelo!    
Este texto para reflexionar sobre la vida nos fue remitido por email… nos encantaría que cuando creas que algo es digno de estar en la web, nos lo envíes…¡Participa!
Si te ha gustado te recomiendo la lectura de:
Como se trata de cambiar nuestra vida, quiero dejarte un par de artículos que te puede ayudar a llegar donde te mereces:
Y por cierto, si te ha gustado… ¡Ejercita el dedo y dale a compartir! De esta forma llegaremos a más gente ¡Mil gracias!
¡Qué tengas un gran día!


César Álvaro

Cofundador de www.ununiversomejor.com 

FUENTE:



Cómo educar sin premios ni castigos | Jorge Bucay & Demián Bucay | TEDxBarcelonaSalon

Romantic Coffee Jazz - HAPPY Music - Music to Wake UP

Me duele ir al colegio por Jürgen Klarić

12 consejos para sentirte más seguro



https://www.patriciaramirezloeffler.com/

12 consejos para sentirte más seguro
Muchas personas inseguras desearían no serlo. Se dan cuenta de que pierden oportunidades, sufren ante determinadas situaciones, se bloquean y no son ellas mismos. ¿Por qué nos sentimos inseguros? Sentirse inseguro es normal. Es una emoción que nos lleva a ser más reflexivos, más prudentes y más pacientes. El exceso de seguridad puede traernos problemas como relajarnos ante situaciones que necesitarían de una información o preparación mejor, no pensar dos veces lo que se cruza por nuestra mente o precipitarnos en tomar decisiones. Así que en el punto medio está la solución.

  1. La seguridad está sobrevalorada, no permitas que te retrase. Ahora te estarás llevando las manos a la cabeza pensando “qué dice esta loca”, que soy yo. En estos casos me refiero a aquellas personas que necesitan sentirse seguras para actuar. Hay gente que cree que hasta que no sea vea segura, no mandará un cv de trabajo; que hasta que no se sienta segura, no le pedirá a esa persona que le atrae que quiere tomar un café con ella; hasta que no se sienta segura, no le dirá a su jefa una idea brillante que mejora el rendimiento de la empresa. Y así cientos de ejemplos. Esperan a que se transformen en personas seguras para poder hacer algo. ¿No se puede invitar a alguien a tomar café siendo inseguro, o solo invitan a tomar café las personas seguras? Así que coge a tu inseguridad de la mano y plántate dónde creas que debes.
  2. Ande yo caliente, critíqueme la gente. Parte de la inseguridad viene de lo que creemos que los demás piensan de nosotros. Si pensamos que cada acción nuestra puede tener un impacto en la opinión de los demás y que esa opinión es importante, estamos perdidos. Claro que los demás opinan de nosotros, lo hacemos todos, de forma consciente o no consciente. Así que tranquilo, hagas lo que hagas, serás criticado o valorado. Así que mejor decide lo que te apetezca sin miedo a lo que otros opinen.
  3. No personalices las críticas que puedas recibir. Si haces esto, te sentirás más inseguro y pequeño todavía. Tómalas con curiosidad. Pregunta, ningunea la crítica que no creas que es cierta y cambia lo que creas que es correcto cambiar.
  4. Practica técnicas de relajación y meditación. La inseguridad suele acompañarse de síntomas de ansiedad debido al miedo a equivocarse. Estar entrenado en controlar tu respiración y tu tensión muscular, permitirá que, en el mismo escenario en el que sueles sentirte nervioso, controles los síntomas incómodos que te acompañen.
  5. Normaliza y acepta. ¿Por qué te preocupa la inseguridad? ¿Acaso crees que los demás no la padecen? Igual que tú, pero no se les nota. Igual que a ti. Eres más tú el que se percibe con nervios e inseguro que lo que proyectas hacia fuera. Sé sincero, ¿no te han dicho alguna vez, cuando tú has comentado que estabas nerviosísimo, que no se te notaba nada? Seguro que sí.
  6. Prepárate para la ocasión. Cuanto menos dejes a la improvisación, mayor seguridad y control.
  7. Si te sientes inseguro en las interacciones personales, trata de:
    • Sonreír. Las personas que habitualmente sonríen caen bien.
    • Interésate por los demás, pregunta por sus vidas pero sin ser imprudente.
    • Cuidado con el humor. La gente con humor cae bien, pero la gente que se ríe de los demás, no.
    • Muéstrate tú, relajado, hazlo fácil.
    • Tranquilo, no están pensando nada de ti. Puedes opinar lo que sea oportuno. No quieren un premio Nobel, te quieren a ti.
    • Sé prudente. Así es más complicado equivocarse.
    • Habla despacio. Ayuda a rebajar el nivel de activación y la ansiedad que provoca sentirse inseguro.
  8. Lo que has hecho está bien. “¿Será lo correcto, esperaban esto de mí, habrá acertado?” Baja tu nivel de exigencia. Te sientes inseguro porque dudas del acierto, del éxito, de la aprobación. Tranquilo, así, está bien. 
  9. Tú solo. Deja de esperar a que alguien te empuje, te convenza o te acompañe. Ve al cine tú solo. Sal a correr tú solo. Cuelga el cuadro en tu casa solo. Elige ese vestido para esa ceremonia tú sola. Expresa lo que tú piensas. Si no lo intentas solo no sabrás si sabes hacerlo solo. Y…equivócate tú solo.
  10. ¡Cierra el pico, criticón! Esto va dirigido a esa voz interior tan parlanchina que tienes y que solo le da por hablar para criticarte. Tienes un criticón en el cabeza, cansino, pesado, perfeccionista, machacante. Cuando aparezca, por favor, dile que se calle. Shhhh, shut up!
  11. Cuida tu postura corporal. Mantente recto, con la espalda erguida. Cuida tus gestos desvalidos, no te encorves. Abre tus manos y tus brazos. Necesitas una postura de “aquí está el tío”. Si tu postura y propiocepción son seguras, tu cerebro interpretará que te sientes seguro y terminará generando pensamientos en esta línea.
  12. Tu atención, fuera. Deja la hipervigilancia para cuando seas vigilante de playa. Mientras, atiende las señales que ocurren fuera de tu cuerpo. ¿Qué están diciendo los demás?, ¿qué está ocurriendo en la reunión?, ¡Qué bonita decoración! Si pones la atención dentro, en tus sensaciones y en tus pensamientos alarmantes, terminarás desencadenando la respuesta de ansiedad. Percibirás síntomas incómodos, les prestarás más atención y empezarás a sentirte como un flan, reforzando así la idea de que eres inseguro.



Hay un tipo de inseguridad positiva que te permite ser reflexivo, prudente y analítico. Pero tarde o temprano tendrás que tomar decisiones. La inseguridad impide que tomes decisiones. Y si no decides, no avanzas. 

FUENTE:

Cómo ser un adulto resiliente


Cómo ser un adulto resiliente

Gran parte de las investigaciones científicas sobre la resiliencia —nuestra capacidad de recuperarnos de la adversidad— se ha enfocado en cómo desarrollar esta en los niños. Sin embargo, ¿qué hay de los adultos?
Si bien la resiliencia es una habilidad fundamental para un desarrollo saludable en la niñez, la ciencia demuestra que los adultos también pueden tomar acciones para impulsarla; a menudo es cuando más la necesitamos. La adultez puede traer consigo todo tipo de factores que causan estrés, incluyendo un divorcio, la muerte de alguno de los padres, reveses profesionales y preocupación ante la jubilación, pero muchos de nosotros no cultivamos las habilidades para enfrentar tales adversidades, como se requiere para superar estos retos.
La buena noticia es que algunas de las cualidades de una edad más avanzada, como una mejor capacidad para regular las emociones, la perspectiva obtenida a partir de las experiencias de vida y la preocupación por las generaciones futuras, pueden darles a las personas mayores una ventaja sobre las más jóvenes en cuanto al desarrollo de la resiliencia, dijo Adam Grant, profesor de Administración y Psicología de la Facultad Wharton de la Universidad de Pensilvania.

“Hay un conjunto de comportamientos que se pueden aprender de manera natural y que contribuyen a la resiliencia”, dijo Grant, quien escribió junto con Sheryl Sandberg, la directora de operaciones para Facebook, el libro Option B: Facing Adversity, Building Resilience and Finding Joy. “Esas son las conductas hacia las que gravitamos cada vez más conforme vamos creciendo”.

El año pasado, Dennis Charney, un investigador de la resiliencia y decano de la Facultad de Medicina Icahn del Hospital Monte Sinaí, en la ciudad de Nueva York, salía de una tienda de alimentos cuando recibió un balazo de un exempleado insatisfecho. Charney pasó cinco días en terapia intensiva y tuvo una recuperación difícil. “Después de 25 años de estudiar la resiliencia, yo mismo tuve que ser resiliente”, dijo Charney, coautor del libro Resilience: The Science of Mastering Life’s Greatest Challenges. “Es bueno estar preparado de antemano, pero una vez impactado por un trauma no es demasiado tarde para cultivar la capacidad de salir adelante de manera resiliente”.
Los científicos que estudian el estrés y la resiliencia dicen que es importante pensar en esta última como si fuera un músculo emocional, el cual puede fortalecerse en cualquier momento. Aunque es útil desarrollar la resiliencia antes de que se presente una crisis pequeña o grande, también hay pasos activos que podemos tomar durante y después de las crisis para acelerar la recuperación emocional.
Estas son algunas de las formas en las que puedes cultivar la resiliencia en la adultez:

• Practica el optimismo. El optimismo es en parte heredado y en parte aprendido. Así que, si naciste en una familia de pesimistas, de cualquier forma puedes encontrar a tu optimista interior.
Ser optimista no significa ignorar la realidad de una situación difícil. Después de la pérdida de un empleo, por ejemplo, mucha gente se siente derrotada y piensa: “Nunca me recuperaré de esto”. Un optimista reconocerá el reto, pero con más esperanza, y dirá: “Esto será difícil, pero es una oportunidad de replantearme mis objetivos de vida y conseguir un trabajo que realmente me haga feliz”.
Aun cuando suene trivial, tener pensamientos positivos y rodearte de gente positiva en verdad ayuda. Steven Southwick, profesor de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de Yale y coautor del libro de Charney, señala que el optimismo, al igual que el pesimismo, puede ser contagioso. Así que su consejo es: “Júntate con personas optimistas”.
• Reescribe tu historia. Cuando Charney estaba recuperándose del balazo, sabía que su vida había cambiado para siempre, pero reestructuró la situación, enfocándose en la oportunidad que le presentaba ese duro golpe. “Una vez que eres víctima de un trauma, eso se queda contigo”, dijo. “Pero yo sabía que podía ser un modelo. Tengo a miles de estudiantes que observan mi recuperación. Esto me da la oportunidad de usar lo que he aprendido”.
Ha sido demostrado en un estudio tras otro que podemos beneficiarnos de cambiar el discurso personal que moldea nuestra forma de ver el mundo y a nosotros mismos. En estudios sobre escritura expresiva, obtuvieron mejores calificaciones los estudiantes universitarios a los que se les enseñó a reformular sus conflictos como una oportunidad de crecimiento, y fue menos probable que abandonaran sus estudios. Una investigación realizada en Harvard encontró que las personas que consideraban el estrés como un combustible para un mejor desempeño obtenían mejores resultados en sus exámenes y manejaban mejor el estrés –desde el punto de vista fisiológico– que aquellos a quienes se les había enseñado a ignorarlo.
“Se trata de aprender a reconocer la historia explicativa que tiendes a usar para tu vida”, dijo Southwick. “Observa lo que te dices a ti mismo y cuestiónalo. No es fácil. Requiere práctica”.
• No te lo tomes personal. Tenemos la tendencia de culparnos por las adversidades de la vida y rumiar acerca de lo que podríamos haber hecho diferente. En su momento, una situación difícil parece no tener fin. Para fortalecer tu resiliencia, recuerda que incluso si cometiste un error, con toda seguridad hubo varios factores que contribuyeron al problema; cambia tu enfoque hacia los próximos pasos a seguir.
“Decirte a ti mismo que una situación no es personal, que no lo abarca todo ni es permanente, puede ser extremadamente útil”, dijo Grant. “Casi no hay fracasos que sean completamente personales”.
• Recuerda tus recuperaciones. En tiempos difíciles, a menudo recordamos que otras personas —como los refugiados de guerras o un amigo con cáncer— la han pasado peor. Aunque esto pueda ser cierto, obtendrás un mayor impulso resiliente si te recuerdas a ti mismo los retos que tú ya has superado personalmente.
“Es más fácil identificarte con quien eras antes que con alguien de otro país”, dijo Grant. “Recuerda y di: ‘Ya pasé por algo peor en el pasado. Esto no es lo más horrible que he enfrentado o enfrentaré. Sé que puedo lidiar con esto’”.
Sallie Krawcheck, antigua ejecutiva de Wall Street, dijo que después de un despido bastante público, se recordó a sí misma lo afortunada que era de tener una familia sana y un colchón financiero. Aunque nunca ha estudiado la resiliencia, cree que algunos retos que enfrentó a temprana edad —como el que la molestaran en la secundaria (“Fue brutal”, dijo) o pasar por un divorcio doloroso— la ayudaron a recuperarse también en el ámbito profesional. “Simplemente creo en los resurgimientos”, dijo Krawcheck, quien recientemente fundó Ellevest, una plataforma de inversión en línea para mujeres. “Considero estos reveses como parte de un viaje y no un fracaso que pueda terminar con mi carrera. No había nada que pudieran hacerme en Wall Street que fuera tan malo como la secundaria”.
• Apoya a otros. Los estudios sobre resiliencia muestran que las personas son más resilientes cuando cuentan con redes sólidas de apoyo de amigos y familiares que les puedan ayudar a enfrentar las crisis. Sin embargo, puedes obtener un impulso resiliente aún mayor cuando tú das el apoyo.
En un estudio sobre resiliencia psicológica realizado en 2017 entre veteranos del Ejército de Estados Unidos, quienes tenían niveles más altos de gratitud, altruismo y sentido de propósito también presentaban mayores habilidades de resiliencia.
“Cualquier manera en la que puedas acercarte a otros y ayudarlos es una forma de salir de ti mismo, lo que constituye una forma importante de aumentar tu propia fuerza”, dijo Southwick. “Una parte de la resiliencia es asumir la responsabilidad de tu vida y de crear una vida que consideres significativa y con propósito. No tiene que ser una misión elevada: puede ser tu familia. Mientras aquello en lo que participes tenga sentido para ti, eso puede impulsarte a superar todo tipo de adversidades”.





• Descansa del estrés. Los tiempos de estrés manejable representan una oportunidad de cultivar tu resiliencia. “Debes cambiar la manera en que piensas el estrés”, dijo Jack Groppel, cofundador del Johnson & Johnson Performance Institute, que hace poco comenzó a ofrecer un curso de resiliencia. “Debes invitar al estrés a tu vida. Un ser humano necesita estrés; el cuerpo y la mente quieren estrés”.
La clave, dijo Groppel, es reconocer que nunca eliminarás el estrés de tu vida. Por lo tanto, hay que crear oportunidades frecuentes para que el cuerpo se recupere de este, al igual que harías para dejar descansar a tus músculos entre repeticiones de levantamiento de pesas. Tomar una caminata a modo de descanso, dedicarle cinco minutos a meditar o ir a almorzar con alguna amistad son maneras de darles a tu cuerpo y a tu mente un descanso del estrés.
“El estrés es el estímulo para el crecimiento, y la recuperación es cuando el crecimiento ocurre”, dijo Groppel. “Así es como desarrollamos el músculo de la resiliencia”.
• Sal de tu zona de confort. La resiliencia no solo proviene de las experiencias negativas. Puedes cultivar tu resiliencia poniéndote en situaciones desafiantes. Groppel está planeando escalar el monte Kilimanjaro con su hijo, por ejemplo. Así que toma unas vacaciones intrépidas o corre un triatlón. Comparte tus habilidades poéticas secretas con extraños en un evento de lectura de poesía.
“Hay algo biológico en ello”, dijo Charney. “Tus sistemas para regular la hormona del estrés se harán menos reactivos al estrés para que puedas manejarlo mejor. Vive tu vida de manera que adquieras las habilidades que te permitan manejarlo”.
FUENTE:
https://www.nytimes.com/es/